GOBIERNO DEL PRESIDENTE NAYIB BUKELE EXTIENDE FASE 1 DE REAPERTURA ECONÓMICA, DEBIDO Al INCREMENTO ACELERADO DE CONTAGIOS Y FALLECIDOS

  • on 5 julio, 2020

Este día, el Gobierno de El Salvador anuncia que, ante el empeoramiento de los indicadores de salud en las últimas semanas, la Fase 1 del Plan de Reapertura Económica se extenderá por 15 días. Desde que se planteó el Plan, se estableció que la transición entre fases dependería del comportamiento de la pandemia y, por ende, del cumplimiento de las medidas de prevención por parte de la población.

El Presidente Nayib Bukele fue uno de los primeros mandatarios en el mundo en anticiparse al impacto de la pandemia. A pesar de las presiones y de la oposición de diferentes actores políticos y de la sociedad civil, ordenó el cierre inmediato del aeropuerto nacional e implementó la cuarentena obligatoria, dos de una serie de medidas que permitieron contener el virus y retardar la propagación masiva en todo el territorio nacional.

A pesar de ello, la oposición salvadoreña, liderada por los ahora partidos aliados ARENA y el FMLN y un grupo minoritario de empresarios que decidieron anteponer sus intereses económicos sobre la vida y la salud de la población, usaron a la Asamblea Legislativa y a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia para declarar ilegal la cuarentena y despojar al Presidente Nayib Bukele y a su Gobierno- aprobado por más del 95% de la población- de todas las facultades legales que la Constitución y las leyes le otorgan para enfrentar una emergencia nacional como la de la pandemia por el COVID-19.

Ante este bloqueo, el Gobierno del Presidente Nayib Bukele siguió trabajando por los salvadoreños y empujó toda su maquinaria institucional de recursos humanos y financieros para fortalecer la red pública de salud, proveer a todo el personal médico de los equipos de protección e inaugurar el centro hospitalario para atender pacientes con COVID-19 más grande de Latinoamérica.

Todo eso sucedió en medio de las violaciones de facultades ejecutivas por parte de la Asamblea y de la Sala de lo Constitucional que, finalmente, llevaron al Gobierno a reactivar las actividades económicas; ya que no era aceptable la manera en la que pretendían hacerlo los diputados, dejando en una ley fechas rígidas que no permitían adaptarse al panorama cambiante de la pandemia; ignorando por completo las recomendaciones científicas de flexibilidad, requeridas para administrar la contención.

Hasta el 31 de mayo pasado, cuando todavía estaba activa la cuarentena obligatoria, el país registraba 2,582 casos y 46 fallecidos. Hoy, tan solo un mes y cinco días después, El Salvador suma 7,777 casos y 217 fallecidos. Es decir, triplicamos los contagios y el número de muertos es cinco veces mayor.

El incremento acelerado de contagiados y fallecidos ha sucedido, principalmente, durante la Fase 1 de implementación del Plan de Reapertura: Desde el pasado 16 de junio, cuando inició esta etapa, hemos contabilizado cerca del 50% del total de casos alcanzados a nivel nacional y se ha registrado más del 80% de los fallecidos por la enfermedad.

Ante estas condiciones críticas, se observa un panorama poco propicio para avanzar a la Fase II del Plan de Reapertura Económica. Aunque no tenemos las herramientas legales para establecer de nuevo una cuarentena preventiva, sí estamos facultados para establecer un período adicional de 15 días y evaluar la evolución de la situación sanitaria antes de pasar a la siguiente Fase.

En este período, continuarán operando las actividades habilitadas en la Fase 1, mientras que el inicio de la Fase II pasará para el 21 de julio y por consiguiente, las siguientes Fases también tendrán una nueva fecha para su inicio.

De esta manera, la nueva calendarización de inicio de Fases del Plan de Reapertura Económica queda de la siguiente manera:

FASEFECHA DE INICIO
Fase 221 de julio
Fase 34 de agosto
Fase 418 de agosto
Fase 51 de septiembre

Para que el avance de las Fases del Plan de Reapertura Económica pueda seguir, es importante que todos los salvadoreños practiquemos las medidas de bioseguridad y, si no es totalmente necesario salir, que nos quedemos en casa.

A pesar de que los otros órganos del Estado decidieron quitarnos las facultades constitucionales para responder a la pandemia, el Gobierno de El Salvador continuará luchando con todos los recursos que tenga disponibles, sin bajar la guardia ni un solo momento, defendiendo la vida y la salud de los salvadoreños, tal como lo ha hecho hasta este día, porque esta ha sido, y será siempre, la prioridad número uno de nuestra gestión.

Article Categories:
Sin categoría